Editorial

Un llamado a la vida política

Posted:

Con la naturaleza tan toxica de nuestro debate político actual en nuestro país, no es muy inspirador hacer algún comentario. Los debates presidenciales han tenido un tono tan caustico que los padres no quieren que sus hijos vean lo que supuestamente son lecciones cívicas. Estamos bombardeados diariamente con los medios de comunicación alegando acerca de un pasado que es agrupado a un candidato con una actividad criminal de actividades de correos electrónicos y anti-católicos que tampoco están a favor del otro candidato. Muchas personas no están de acuerdo ni confían en ninguno de los candidatos. Es algo muy triste.

Pero la nube negra que cubre las elecciones que se aproximan, nos recuerdan a nosotros los católicos, especialmente a los jóvenes, que consideren algún día poder servir en la vida política. La Iglesia no puede abstenerse a los políticos; sino que la Iglesia sostiene y estima las vocaciones laicas que sirven en la política a fin de promover el bien común de nuestra sociedad. En sus palabras del Papa Francisco dice, “Necesitamos participar en el bien común. Algunas veces oímos decir: un buen católico no está interesado en la política. Esto no es verdad: el buen católico se envuelve en la política ofreciendo lo mejor de sí mismo para que los líderes puedan gobernar”.

Tenemos muchos fieles católicos que se dedican a servir al bien común en la política. Ellos promueven la dignidad de la vida humana: hablan en defensa del matrimonio y la familia: trabajan por el pobre y perjudicado: y promueven la paz. Nuestra esperanza es que más católicos consideren servir en la política, Dios sabe que los necesitamos.

El Papa Francisco vive la verdad en el amor

Durante su reciente visita al país de Georgia, el Papa tocó el tema del matrimonio y la sexualidad humana. Él lo hizo con claridad y compasión acerca de la verdad del amor humano y la necesidad de la Misericordia de Dios. Al hacer esto, nos dio el modelo de cómo lidiar con estos retos. En su charla improvisada, el Papa habló de los desafíos que enfrentan la familia y el matrimonio hoy en día. El llamó a la teoría del género, “el gran enemigo del matrimonio”. Y él explicaba: “Hoy en día el mundo está en una guerra tratando de destruir los matrimonios…no con armas sino con ideas”.

Dentro del avión papal y al término de su viaje, el Santo Padre habló acerca de la necesidad de acompañar a esos que se sienten atraídos por las personas de su mismo sexo a que se presenten como transgénicos. Él dijo que estos han sido problemas de moral y que nosotros siempre “Debemos mostrar la Misericordia de Dios, con la verdad”.

El Santo Padre continúa mostrándonos la manera de lidiar con los problemas graves de la moral hoy en día. Él es claro cuando habla de la realidad del pecado y de cómo necesitamos la Misericordia de Dios. Claramente también dice que el fundamento real, es la Misericordia de Dios. Necesitamos abrazar a la gente y que se conviertan de corazón y abracen la verdad del Evangelio.

Como el Señor, el Papa nos pide que proclamemos la verdad en el amor. Él nos anima a no poner en peligro la verdad o darnos por vencidos al desafío de una vida Cristiana sino hablar con la verdad- y la alegría del Evangelio.