La Imitacion de Cristo

Bien, acerca de los 10,000 pasos diarios

Posted:

Probablemente usted ha escuchado hablar acerca del régimen físico y los retos de caminar por lo menos 10,000 pasos cada día. Esta práctica es la clave para una buena salud física y una larga vida, eso dicen los expertos.
De acuerdo a un sitio de la red que vi, el caminar 10,000 pasos cada día: ayuda a estar en forma y perder peso; disminuye la hipertensión y el estrés; incrementa el balance y la resistencia; aumenta el deseo sexual y la satisfacción; reduce la decadencia mental; aumenta los ánimos y combate la depresión; reduce la fatiga; y lo hace ser más inteligente.
Wow- con todo eso, ¿Cómo puedo empezar a caminar más?
Pero, perdónenme mis queridos lectores porque he pecado: yo no camino 10,000 pasos al día. ¡Ni cerca! De acuerdo a un aparato que tengo en mi teléfono, el mes pasado solo caminé 2,521 pasos cada día. Patético, ¿verdad? Yo siempre paso la mayor parte de mi tiempo- sentado- en mi oficina o en mi carro, en casa, leyendo, orando, viendo la televisión. Después me voy a acostar. ¿Cuándo tendré tiempo de caminar?
Pero, para nuestros propósitos, hay una pregunta muy interesante. Esos 10,000 pasos que usted camina- ¿A dónde lo llevan?
¿Lo llevan a su parroquia a oír misa todos los domingos, o a confesarse? ¿Lo llevan al hospital o a un asilo de ancianos para visitar a alguien que está enfermo? ¿Lo llevan a visitar a un amigo que tiene problemas? ¿Lo llevan a una marcha que está recaudando fondos para caridades? ¿Lo llevan a un parque o a una playa para que usted aprecie la creación de Dios? ¿Lo lleva a dar un paseo pausadamente mientras reza el santo rosario y medita la vida de Jesús y María? ¿Lo lleva a hacer una peregrinación a los lugares santos, donde usted pueda orar y re-novar su fe?
Los dos discípulos estaban caminando de Jerusalén a Emaús- más de 10,000 pasos, cuando “Jesús mismo se apareció y caminó con ellos”. Y ellos no lo reconocieron sino hasta que partió el pan. (Lucas 24:13-35
El caminar para usted también puede ser más que un ejercicio saludable. Puede ser un tiempo donde usted disfrute de la vida, haga buenas cosas y quizá, camine con Jesús.
Algo para pensar: El caminar es bueno, tanto para el cuerpo como para el alma.