EDITORIAL

La Dignidad de la Persona Humana es el Núcleo de la Enseñanza Social Católica

Posted:

El pensamiento moderno sobre la enseñanza social católica en la Iglesia puede encontrar sus fundamentos establecidos en la carta encíclica de 1891 del Papa León XIII “Rerum Novarum”. La enseñanza social Católica tiene sus raíces en los escritos de católicos como Tomas de Aquino y San Agustín de Hippo, quienes basaron sus observaciones en los textos bíblicos y reflexiones filosóficas y teológicas. El Papa León XIII abordó los problemas de la opresión, el papel del estado, la organización social, la preocupación por la justicia social y los problemas de la distribución de bienes.
El expuso los siguientes siete temas en orden de precedencia: vida y dignidad de la persona humana, un llamado a la familia, la comunidad y la participación, derechos y responsabilidades, solidaridad y finalmente, el cuidado de la creación de Dios. La vida y la dignidad de la persona humana es el tema de justicia social más importante según el Papa Leo. Los Papas posteriores continuaran enfatizando este punto con más cartas, homilías y otras encíclicas.
La Iglesia Católica, ante todo, proclama que la vida humana es sagrada y que la dignidad de la persona humana es la base de todos los principios relacionados con los problemas de justicia social. Al principio, Dios creó los cielos y la tierra y llamó a toda su creación “buena”. Sin embargo, la culminación de la obra de Dios fue la creación del hombre, al que llamó “muy bueno”, porque solo el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios. El hombre recibió cuidado y administración de la creación de Dios, y al hacerlo, se esperaba que a cambio, el hombre le diera gloria a Dios. Si realmente queremos tener justicia en el mundo, debemos comenzar respetando la vida y la dignidad de cada persona humana, lo primero y más importante de la creación de Dios. Todos los demás asuntos sociales surgen de este primer principio de la enseñanza social Católica.