Editorial

Erradicar aborto, Eutanasia, y proteger la vida, debería ser primordial en deliberación política

Posted:

Cada ciclo electoral los católicos tienen una influencia significativa sobre quién ganará finalmente la presidencia. Pero los católicos no forman un bloque de votantes homogéneos en comparación con otras denominaciones religiosas. De alguna manera esto tiene sentido. Después de todo, la iglesia no es un partido político. El cuerpo místico de Cristo trasciende el orden político, sin dejar de reconocer su papel natural en el logro del florecimiento humano. Por lo tanto los católicos pueden estar legítimamente en desacuerdo sobre la capacidad de persuasión de los candidatos o la eficacia de sus políticas. Como enseño el Cardenal Ratzinger, puede haber una legítima diversidad de opiniones sobre ciertas decisiones prudenciales que afectan a la política, como hacer la guerra o aplicar la pena de muerte. Lamentablemente, la arena política contemporánea ha evadido la posibilidad de muchas discusiones políticas debido al asalto constante contra la vida humana presentado por algunos candidatos.
Las diversas tendencias políticas pueden ser saludables en una democracia; pero cuando esas opiniones políticas son sobre si proteger la vida humana inocente, el compromiso simplemente no es posible. Por lo tanto, Ratzinger también insistió en que no puede haber diversidad de opiniones en la política con respecto a temas como el aborto y la eutanasia, porque son males morales intrínsecos.
Sin duda, la Iglesia no respalda ni respaldará a ningún candidato en particular. Pero la Iglesia enseña enfáticamente que erradicar los males del aborto y la eutanasia y proteger el derecho inviolable a la vida, son primordiales en el orden de la deliberación política.