Las Escuelas Católicas están funcionando de manera excelente a pesar de desafíos

Superintendente de Escuelas Católicas se muestra satisfecho por la maravillosa respuesta de las escuelas a los desafíos de la pandemia.

Posted:

PROVIDENCE – Estuvimos conversando con el señor Daniel Ferris, el Superintendente de las Escuelas Católicas de la diócesis; quien nos habló de los desafíos que han estado enfrentando las escuelas en medio de la pandemia y de la excelente respuesta que están llevando a cabo.
El nos dijo que “Una de las ventajas que tienen las Escuelas Católicas, es la educación 'en persona' que hemos estado llevando y eso ha sido una prioridad tomando en cuenta por supuesto, la seguridad de los estudiantes y no abriríamos sino estuviéramos seguros de que los estudiantes y los alumnos estarían seguros”.
El dijo que junto con su equipo de liderazgo y los directores han pensado en cada posible escenario hacien-do planes para prevenir los contagios en caso de que se presenten casos positivos del virus Covid-19. “Estos planes han trabajado, realmente han funcionado maravillosamente y tenemos muy, pero muy pocos casos en las escuelas, y ha sido normalmente por contagios en reuniones familiares o viajes fuera del estado pero no en las mismas escuelas”.
El dijo que los niños están más seguros en las escuelas que probablemente en ningún otro lugar.
El Superintendente Ferris dijo también que el periodo de aplicación para asistencia financiera es ahora y se cierra la segunda semana de febrero. “Tenemos ayuda financiera y aconsejamos a los padres a llamar a los directores de la escuelas y pedir una cita, ellos entienden que muchas familias están con limitaciones, o trabajando menos horas y han asignado más recursos para ayudarles y están dispuestos a hacer todo lo posible para que sus hijos pue-dan estar en una de nuestras escuelas”.
“Nuestras escuelas también están trabajando de manera consiente para elevar los niveles académicos en las pruebas y estamos monitoreando el progreso que nos muestran las estadísticas”, dijo él.
Otro punto importante es que a diferencia de muchas escuelas públicas y distritos escolares alrededor del país donde han estado cerrados y prácticamente han perdido el año; las Escuelas Católicas en la diócesis de Providence están realizando una mara-villosa y eficiente labor.
“También queremos recalcar de que muchos estudian-tes en éste año de desafíos están sufriendo de ansiedad, preocupaciones y los maestros han sido muy buenos en identificar éstos desafíos y están tomando tiempo extra para conversar con los estudiantes y darles el apoyo emocional que ellos necesitan y entender porque se sienten preocupados, ansiosos y ayudarles a lidiar con sus emociones”, él añadió.
El dijo que como escuelas Católicas tienen la libertad de rezar con los estudiantes, hablarles de la fe, de llevar sus preocupaciones a Jesús y “nuestros maestros han sido consientes y han estado enfocados antes de comenzar una clase de preguntares a los estudiantes cómo están, que es lo que están pensando, sintiendo y tratar de fortalecer las relaciones; porque cuando los estudiantes están estresados, ellos no aprenden por eso los maestros se aseguran de crear primero un ambiente calmado, positivo y propicio para luego pasar a la enseñanza”.
“Así nos aseguramos de que nuestros estudiantes no solo tengan papel y lápiz, sino que también estén tranquilos, en paz, pues si están en paz; entonces pueden aprender”, él concluyó.
Nota: Mira los números de teléfonos abajo y pide una cita con los directores, hay asistencia disponible, pero asegúrate de aplicar cuanto antes, pues mientras más temprano apliques mayores posibilidades de recibir mayor asistencia.

¿Por qué las Escuelas Católicas?

Durante más de un siglo, las escuelas católicas han educado a los niños en las comunidades más vulnerables y empobrecidas de los Estados Unidos. La educación católica empodera a las familias con un sendero para salir de la pobreza proporcionando un currículo académico riguroso basado en la fe que se enfoca en el desarrollo completo de la persona humana y los valores de la comunidad: trabajo duro, fe, respeto y autoestima.
Datos importantes:
No existe un sistema de escuelas públicas, privadas, parroquiales o autónomas que tenga resultados comparables en la educación de niños con desventajas demográficas.
El 98% de los estudiantes de escuelas católicas de bajos ingresos se gradúan a tiempo de la escuela secundaria y el 98% de ese grupo va a la universidad.
Los estudiantes en escuelas católicas y otras escuelas privadas demuestran mayor rendimiento académico que los estudiantes de antecedentes similares en las escuelas públicas. Un estudio reciente de la Universidad Loyola Marymount, realizado con 200 estudiantes de bajos ingresos en el centro de la ciudad durante su escuela primaria católica y su experiencia en la escuela secundaria en Los Ángeles, confirma este resultado.
Históricamente, las escuelas católicas producen graduados que están más comprometidos cívicamente, son más tolerantes con las opi-niones diversas y más comprometidos a prestart servicio social como adultos.
Fuente: Oficina de Escuelas Católicas de la Diócesis de Oakland.