Noticias de la Semana

Posted:

Papa: El mundo post-pandemia debe aprender de los errores

Por Junno Arocho Esteves, Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) -- La incertidumbre y la muerte provocadas por la pandemia de COVID-19 pueden ser una oportunidad para que la humanidad reflexione sobre cómo construir un mundo mejor, dijo el papa Francisco en un nuevo libro.

"El mundo nunca volverá a ser el mismo. Pero es precisamente dentro de esta calamidad que debemos captar esos signos que pueden llegar a ser las piedras angulares de la reconstrucción", dijo el papa.

El libro, titulado "Dio e il Mondo che Verra" ("Dios y el mundo venidero"), fue escrito con el periodista italiano Domenico Agasso y será publicado por la editorial del Vaticano el 16 de marzo.

Un extracto se publicó el 14 de marzo en Vatican News.

El papa denunció la fabricación y tráfico de armas donde se gastan grandes sumas de dinero "que deberían usarse para curar personas y salvar vidas".

"Ya no es posible pretender que no se ha infiltrado un círculo vicioso dramáticamente de violencia armada, pobreza y explotación insensata e indiferente del medio ambiente", dijo. "Es un ciclo que impide la reconciliación, alimenta las violaciones de los derechos humanos y obstaculiza el desarrollo sostenible".

En cambio, el mundo debe estar "fraternalmente unido" para enfrentar amenazas comunes sin recurrir a "recriminaciones contraproducentes, explotación de problemas, nacionalismo miope, propaganda, aislacionismo y otras formas de egoísmo político", dijo el papa.

Y aunque el papa dijo que el mundo no será el mismo después de la pandemia, insistió en que hombres y mujeres pueden convertir "este tiempo de prueba" en "un tiempo de elecciones sabias y previsoras para el bien de toda la humanidad".

"El camino hacia la salvación de la humanidad pasa por el replanteamiento de un nuevo modelo de desarrollo, que tiene como punto indiscutible la convivencia de los pueblos en armonía con la creación", dijo.

También dijo que cambiar la distribución desigual de los recursos no implica "una igualación a la baja" que priva a las personas que están en mejor situación ahora, sino que significa dar "derechos más amplios" a los marginados.

El papa Francisco también destacó la necesidad de proteger el medio ambiente a través de un "comportamiento sostenible" que asegure que la Tierra ya no se utilice "como un depósito de recursos para ser explotado".

"Si no nos ponemos manos a la obra y cuidamos de inmediato la Tierra, con opciones políticas y personales radicales, con un giro económico hacia la (tecnología) 'verde' y dirigiendo los desarrollos tecnológicos en esa dirección, tarde o temprano nuestra casa común nos arrojará por la ventana ", dijo el papa.

Cuando se le preguntó sobre la carga de las recesiones económicas que recaen principalmente sobre las mujeres, el papa destacó la necesidad de la presencia de la mujer en "el centro de los procesos de renovación social, política, laboral e institucional".

También denunció la discriminación contra las mujeres "en términos de salario y trabajo o por perder sus puestos de trabajo".

El mundo, dijo el papa Francisco, "no puede pasar por alto el hecho de que el renacimiento de la humanidad comenzó con la mujer. De la Virgen María nació la salvación, por eso no hay salvación sin la mujer. Si nos preocupamos por el futuro, si queremos un floreciendo mañana, debemos darle el espacio adecuado a la mujer".

Obispos apoyan legislación para proteger organizaciones de fe que cuidan a niños

Por Cindy Wooden, Catholic News Service

WASHINGTON (CNS) -- Una legislación introducida en el Senado y el Congreso busca proteger "el atesorado valor de la libertad religiosa" de proveedores de cuidados de crianza y adopción que creen que los niños "merecen ser situados con un padre y una madre casados", dijeron los presidentes de tres comités de obispos de Estados Unidos el 15 de marzo.  

La propuesta de ley de Inclusión de los Proveedores de Bienestar Social Infantil de 2021 impediría al gobierno federal y cualquier estado que reciba fondos federales para servicios de bienestar infantil el "tomar acciones adversas contra un proveedor que se niega a manejar sus servicios de un modo que viole sus principios morales o religiosos". 

El senador Tim Scott, Republicano de Carolina del Sur y el representante Mike Kelly, Republican de Pensilvania introdujeron propuestas de ley idénticas en sus respectivas cámaras el 20 de marzo. 

La medida cubriría a todas las agencias que reciben fondos bajo Parte B o Parte E del Título IV del Acta de Seguridad Social. La Parte B cubre servicios infantiles y familiares y la Parte E cubre pagos federales para cuidados de crianza, prevención y permanencia. 

"Los proveedores de servicios infantiles, que sirven a las necesidades y derechos de los niños sin importar su origen, gozan del valioso valor de la libertad religiosa como todos los americanos", escribieron los obispos en una carta de apoyo a Scott y Kelly.  

La carta fue firmada por el cardenal Timothy M. Dolan de Nueva York, presidente del Comité de Libertad Religiosa de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos; el arzobispo Paul S. Coakley de Oklahoma City, presidente del Comité de USCCB de Justicia Doméstica y Desarrollo Humano; y el obispo David A. Konderla de Tulsa, Oklahoma, presidente del Subcomité de USCCB para la Promoción y Defensa del Matrimonio. 

Algunos proveedores de bienestar infantil con conexiones religiosas, incluyendo los que operan en Massachusetts, Illinois, California, Filadelfia, Nueva York, y el Distrito de Columbia habían sido excluidos de llevar a cabo servicios de adopción y cuidados de crianza, porque los proveedores actuaban con la convicción de que los niños merecen ser ubicados con un padre y madre casados. 

"El Acta de Inclusión remediaría la discriminación injusta y maximizaría el beneficio para miles de niños necesitados, al permitir a todos los proveedores de cuidados de crianza y adopción responder a las necesidades de padres y niños de manera coherente con las creencias religiosas y convicciones morales de los proveedores", dijeron los presidentes de los comités de USCCB.  Añadieron: "Los padres adoptivos y de crianza, así como hombres y mujeres que quieren confiar a sus hijos a esos cuidados deben poder escoger una agencia que comparta sus convicciones religiosas o creencias sobre los mejores intereses de sus hijos". 

Menores solos, pandemia y política se mezclan en la frontera

Catholic News Service

CHALATENANGO, El Salvador (CNS) -- Durante el último mes, Magdalena Chávez y sus hermanas han pasado sus días orando por su sobrino de 17 años.

Han incluido el nombre del adolescente salvadoreño en la lista de intenciones de la misa, rezan el rosario a diario y piden la intercesión divina para que llegue a EE.UU. sano y salvo.

"Esa es nuestra petición más urgente", dijo Chávez, quien periódicamente se comunica con sus familiares para ver si alguno de ellos ha recibido la noticia que más desean escuchar: que está vivo y que logró superar la peligrosa travesía desde México hacia Estados Unidos.

El adolescente salió de su pueblo de Las Pilas, en el norte de El Salvador el 1 de marzo con un "coyote", un contrabandista, sin avisar a su familia extendida, dijo Chávez a Catholic News Service (CNS) el 11 de marzo.

La familia descubrió que había partido sólo después de que otro familiar les dijera que estaba en Guatemala. Pocos días después, las noticias volvieron a llegar, esta vez con una foto del joven de 17 años enviada por el contrabandista diciendo que habían llegado a México y que pronto cruzarían la frontera.

El adolescente quería reunirse con sus padres, dos inmigrantes salvadoreños que viven en Estados Unidos sin documentos y que no lo han visto en cinco años, dijo Chávez. Los padres acordaron pagarle al contrabandista 4.500 dólares si su hijo cruzaba el Río Grande de manera segura. Pronto, podría formar parte de un número récord de menores en la frontera entre México y Estados Unidos, muchos de los cuales están llenando rápidamente los albergues del lado estadounidense.

El Washington Post informó recientemente que más de 8.500 niños y adolescentes inmigrantes no acompañados --como el sobrino de Chávez-- se encuentran ahora en albergues del Departamento de Salud y Servicios Humanos, esperando que familiares o patrocinadores que viven en Estados Unidos los reclamen. El periódico también informó que más de 3.500 --también una cifra récord-- están en las estaciones de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. esperando que haya espacio disponible en los albergues.

El pasado 13 de marzo, el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. (DHS) informó en un comunicado que, durante los próximos 90 días, estaba desplegando a funcionarios de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) para ayudar a "recibir, albergar y trasladar de forma segura a los niños no acompañados que hacen la peligrosa travesía a la frontera suroeste de EE.UU.".

El comunicado también advierte a padres o familiares de los menores que "el viaje que emprenden los niños solos desde sus países de origen, es extremadamente peligroso y el peligro es más severo durante la pandemia de COVID-19".

Incluso si ellos logran cruzar la frontera con vida, se enfrentan a una posible exposición al COVID-19 durante el viaje, en los albergues o centros de detención que los albergan temporalmente --hasta que un familiar, patrocinador o sus padres los recogen.

Dylan Corbett, director ejecutivo del Instituto Esperanza en la Frontera (Hope Border Institute) en El Paso, Texas, una organización sin fines de lucro que aboga por los migrantes en la frontera, dijo en una entrevista con CNS el 11 de marzo que los menores se enfrentan a las mismas condiciones que otros inmigrantes: ser transportados por las instalaciones y, a veces, de una ciudad a otra sin que se les haga la prueba del coronavirus.

Aunque gran parte del auge de menores ocurre en el sur de Texas, cerca de la zona de Brownsville y McAllen, cerca del Río Grande, las autoridades están llevando a los inmigrantes en avión a lugares como El Paso para procesarlos a través del sistema federal.

El obispo de El Paso, Mark J. Seitz, dijo que el 7 de marzo, la red local de albergues que ayudan a los inmigrantes y refugiados en la ciudad fronteriza recibió la noticia de la Patrulla Fronteriza de que llegarían entre 250 y 300 inmigrantes desde el sur de Texas y el flujo desde entonces ha sido constante. Llegan sin que se les haya hecho la prueba del COVID-19 "porque la Patrulla Fronteriza dice que no pueden hacerlo", dijo el obispo Seitz. "Están teniendo que trasladar a grandes grupos de personas y algunos pueden ser COVID positivos".

Para ser justos, dijo el obispo Seitz, "las personas que han estado cruzando la frontera tienen un índice de infección menor que las que están aquí. Más bien el riesgo es que nosotros les contagiemos a ellos con el COVID, pero en cualquier grupo grande, va a haber alguien que tenga el virus".

Y aunque los menores de edad son el foco de atención en las recientes noticias, Corbett dijo que hay muchos grupos que llegan a través de la frontera sur: solicitantes de asilo que fueron rechazados durante la administración Trump, personas que cruzan la frontera repetidamente y algunos que buscan alivio económico después de que las tormentas tropicales causaran estragos en sus naciones. Sin embargo, las pruebas para cualquiera de ellos son escasas.

Corbett dijo que su organización envió una carta dirigida al secretario del DHS, Alejandro Mayorkas, pidiendo que, sea cual sea el grupo, el DHS garantice la realización de pruebas a los inmigrantes que están llegando. La carta hizo hincapié en la necesidad de un plan para atender y aislar a los que den positivo, "pero no recibimos respuesta", dijo Corbett.

Ahora esa falta de pruebas, "una oportunidad perdida", está siendo utilizada por aquellos "que explotarían una situación como esta con fines políticos", dijo Corbett.

Los republicanos rápidamente empezaron a atacar a la administración Biden en los programas de noticias políticas del 14 de marzo, siguiendo el ejemplo de otros miembros del GOP, como el gobernador de Texas, Greg Abbott.

"La administración Biden está liberando imprudentemente a cientos de inmigrantes ilegales que tienen COVID en las comunidades de Texas", tuiteó el gobernador el 3 de marzo.

Algunos republicanos también dijeron que la nueva administración había dado señales de que está bien cruzar la frontera, impulsando a los migrantes a enviar a sus hijos al norte.

Pero Chávez dijo que para su sobrino, que estaba esperando para cruzar el Río Grande el pasado 14 de marzo, era simplemente una cuestión de un menor que quería reunirse con sus padres, sobre todo después de experimentar una pandemia sin ellos.

Y si bien es cierto que ha habido un aumento de la actividad de los inmigrantes en la frontera, dijo Corbett, la actividad "no es sin precedentes", sino que fue producto del aumento del hambre, las economías debilitadas por el COVID, el cambio climático y la crisis en otros lugares.

Aumento de personas en la frontera llena refugios, dice pastoral de migrantes

Por David Agren, Catholic News Service

PALENQUE, México (CNS) -- La pastoral de migrantes de los obispos mexicanos dice que la gente está llegando a la frontera entre México y Estados Unidos con ilusiones de entrar fácilmente a Estados Unidos, pero se arriesgan a ser enviados a México.

En una declaración de cuatro páginas publicada el 26 de marzo, la pastoral de migrantes dijo que la situación está creando atascos en la frontera norte ya que los emigrantes, animados por relatos sobre posibles cambios en la política estadounidense, no pueden solicitar asilo político y recurren a cruzar ilegalmente a los Estados Unidos. 

La avalancha de migrantes a través de México ha puesto a tope a los albergues gestionados por la Iglesia Católica, los cuales están funcionando con capacidad limitada debido a las precauciones por el COVID-19. Los donativos han bajado debido a la pandemia, decía la declaración. 

"Miramos con optimismo las nuevas políticas migratorias que están siendo puestas en vigor por el presente gobierno de los Estados Unidos", dice la declaración, firmada por el obispo José Guadalupe Torres Campos, de Ciudad Juárez, que supervisa la pastoral migratoria. 

"Sabemos que estos procesos llevan tiempo… y esperamos que los legisladores ratifiquen las políticas propuestas por el presidente Joe Biden", dice la declaración. "Pero estas políticas han provocado demasiado optimismo entre la población migrante que tienen la esperanza de poder entrar pronto en los Estados Unidos, y se están movilizando en diversos países, especialmente Centro América y México". 

Un número constantemente creciente de inmigrantes—incluyendo a muchos menores no acompañados—están llegando a los Estados Unidos, a pesar de que la administración Biden ha dicho a los migrantes deben quedarse en casa por un tiempo, y dice que se están deportando a adultos solteros y familias. 

Los menores no acompañados no están siendo deportados, dijo Biden a los periodistas en una conferencia de prensa. Pero tampoco lo están muchas familias, según el Washington Post, que informaba de que 60% de los "grupos familiares"—compuestos por al menos un padre y un hijo—detenidos por los funcionarios estadounidenses se están quedando en los Estados Unidos. 

Algunas familias detenidas en puntos de partes de la frontera no pueden regresar a México ya que México no tiene espacio para albergarlos, una consecuencia de una nueva ley que prohíbe que haya niños detenidos en centros de detención mexicanos. 

La pastoral de los obispos dijo que el gobierno no había "contemplado con anterioridad los espacios para albergar a menores no acompañados o familias con menores" antes de cambiar su ley. Los oficiales de migración mexicanos regularmente piden a los albergues que admitan a menores y familias, "sin ningún apoyo por parte del gobierno federal quien tiene la responsabilidad directa", según la declaración.  

La escasez de espacio para menores es tan severa que la hermana Pascuala Chávez Medina, coordinadora de un albergue de migrantes en Palenque, en el estado sureño de Chiapas, dice que recibe llamadas desde tan lejos como la Ciudad de México de parte de oficiales de inmigración buscando donde alojar a niños migrantes. 

"Les digo que no hay espacio y ni tenemos la estructura necesaria para tener adolescentes sobre todo que son los que están en situación de riesgo", dijo la hermana Pascuala, una de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl que atiende a migrantes en tránsito por Palenque. 

El albergue de Palenque se ha llenado regularmente hasta el punto de que muchos viajeros varones que van solos se ven forzados a dormir fuera en las aceras y solamente reciben comidas y asistencia limitada.