Nueve hombres ordenados a la Sagrada Orden de Diáconos en la Catedral de San Pedro y San Pablo

Posted:

PROVIDENCE - Un diácono de renombre del siglo XIII una vez res-pondió al llamado de Cristo de reconstruir su iglesia. “El resto, es historia. La historia de San Francisco de Asís es muy conocida”, dijo el Obispo Thomas J. Tobin el 24 de octubre durante la ordenación de nueve hombres al diaconado permanente.
Así como San Francisco de Asís, que era diácono, se dedicaba a predicar el Evangelio y servir a los fieles de su época, los hombres que fueron recientemente ordenados diáconos para la Diócesis de Providence también se han encargado de edificar la Iglesia del siglo 21, dijo. “Mis queridos hermanos, hoy el Señor les habla una vez más para decirles Reconstruid mi Iglesia”, dijo el obispo durante su homilía en la misa de ordenación, que se celebró en la Ca-tedral de San Pedro y San Pablo.
Al señalar los andamios y el equipo de construcción alrededor de la catedral, que está en renovación, el obispo Tobin dijo que los nuevos diáconos, que servirán en parroquias y ministerios diocesanos, comparten la misión de San Francisco de reconstruir y reformar la Iglesia de su tiempo.
“La Iglesia en todas partes enfrenta hoy muchos desafíos difíciles”, dijo el obispo Tobin. “Se podría decir que esta Iglesia también necesita renovación y revitalización”.
En enero del 2016, el obispo Tobin autorizó el reclutamiento, la capacitación y la ordenación de una nueva clase de diáconos permanentes para la Diócesis de Providence. La Oficina del Diaconado Diocesano y Teología del Providence College prepararon a los hombres para sus nuevas asignaciones de servicio en la Iglesia. Pasaron por un proceso de formación de cuatro años que consistió en clases académicas, desarrollo espiritual y experiencia pastoral práctica.
“Se siente como si la primera clase en Providence College fuera ayer”. Dijo el diácono Oscar Manuel Rivas, quien fue ordenado el 24 de octubre y se está preparando para predicar en su primera misa mañana en la iglesia de San Edward en Providence, su parroquia.
El diácono Rivas de 52 años, un ingeniero profesional de tiempo completo que también servirá en la Oficina diocesana de Vida y Familia dijo que estaba viviendo en Lancaster Pensilvania hace varios años cuando un sacerdote le pregunto si quería considerar convertirse en diácono. En ese momento dijo que no porque no esperaba quedarse en Pensilvania. Pero cuando regresó a Rhode Island un coordinador del ministerio hispano le preguntó nuevamente si quería discernir el diaconado permanente, el diacono Rivas dijo “sí”.
“Esa fue la segunda vez que Dios me llamó. No iba a decir que no esta vez”, dijo el diácono Rivas, quien estaba acompañado de su esposa María, y sus dos hijos adultos. El apoyo de su esposa fue fundamental para su discernimiento y formación. “Ha sido maravillosa”, dijo el “No podría haberlo logrado sin ella”.
En la ordenación, un diácono permanente promete obediencia al obispo local y sus sucesores. Restaurados por el Concilio Vaticano II, los hombres ordenados al diaconado permanente proclaman el Evangelio, a menudo predican, asisten durante la Liturgia y pueden celebrar bautismos y oficiar matrimonios. Los diáconos permanentes, muchos de los cuales están casados con familias y tienen carreras profesionales seculares, prometen ser hombres de oración y se comprometen a recitar diariamente la Liturgia de las Horas. También sirven en una variedad de ministerios a nivel parroquial y diocesano. Al predicar sobre las lecturas de la misa de ordenación, que incluía un pasaje del libro de los Números, el obispo Tobin dijo que el papel del servicio “siempre ha sido una parte esencial de la historia de la salvación desde el principio”. Muchas gracias por escuchar el llamado de Dios porque respondieron al Señor con un corazón abierto y generoso dijo el obispo Tobin. Su compromiso con el programa de formación ha sido muy admirable, programa que ha requerido muchos sacrificios de y usted y su familia”
El diácono Gillis, de 59 años, ex periodista y editor de textos del Boston Globe, tenía una reliquia de primera clase de Santa Teresa de Lisieux que un sacerdote le había prestado debajo de su Alba Blanca. Casado y con una hija, el diácono Gillis dijo que comenzó a discernir el diaconado permanente un par de años después de tener una experiencia de conversión que lo reconcilió con la Iglesia en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción en el año 2010.
“Le devolví mi vida a Jesús, a través de su Madre Maria”, dijo el diacono Gillis, quien se sintió brevemente abrumado por la emoción al describirse a sí mismo como un “chico del cartel” para cualquiera que esté preocupado por un ser querido que está lejos de la Iglesia.
“Le dije “NO” a Dios durante tantos años”, dijo el diácono Gillis. “Cuando decidí empezar a decir “si”, no había vuelta atrás”.
El diácono Brian Bradford Callahan, de 50 años, que será asignado a la Iglesia Santa Rosa y San Clemente en la ciudad de Warwick, describió la experiencia de ser ordenado diacono permanente con un día “surrealista y lleno del Espíritu”.
“Pero eso es lo que es el Espíritu Santo. El le da vida a todo”, dijo el diácono Callahan, quien está casado y tiene dos adolescentes y enseña Ingles en Piligrim High School en Warwick. También trabajará en la Oficina diocesana del Ministerio Juvenil Católico. Sin el apoyo de su esposa e hijos, el diácono Callahan dijo que su ordenación no habría sido posible.
“Ellos están con nosotros en este viaje”, puede que no estén presentes en el santuario y puede que no estén en los cementerios con nosotros, pero sacrifican todo el tiempo que estamos fuera. Así que este es un verdadero regalo que se nos ha dado.