Oficina de Asuntos Hispanos de USCCB, organiza evento nacional virtual Post-Encuentro

Posted:

PROVIDENCE – “En la familia hemos aprendido a hablar menos y escuchar más, hacer más oración en familia y aprendimos más de la importancia higiene y prevención”, Dijo Ramón Angeles durante una de las sesiones plenarias del evento nacional virtual post-encuentro.
El pasado 9 y 10 de octubre cerca de 4500 representantes de 102 diócesis participaron de un evento virtual organizado por la subsecretaría de asuntos y paros de la Conferencia de Obispos Católicos estadounidenses.
Uno de los objetivos principales de este evento fue darle a las diócesis la oportunidad de trabajar en sus planes pastorales post-encuentro y concluir oficialmente el proceso de consulta lle-vando a la implementación de las conclusiones que salieron del V Encuentro.
El evento contó con la participación de más de 60 obispos, el Nuncio Apostólico y líderes de diferentes áreas de ministerios que sirven a nivel nacional y diocesano.
El evento comenzó el viernes con un saludo del Arzobispo Nelson Pérez, de la Arquidiócesis de Filadelfia seguido por una Lectio Divina. Luego los participantes pudieron escoger entre un evento para jóvenes, y diferentes programas presentados por patrocinadores.
El día sábado fue el plato fuerte donde se llevaron a cabo dos sesiones principales seguidas por sesiones dio-cesanas concluyendo el día con una liturgia qué celebró desde Los Angeles el Arzobispo José Gómez, Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos estadounidense (USCCB).
Veintidós personas representaron a la diócesis de Providence provenientes de 10 parroquias que tienen comunidades de habla hispana.
Alavaro Barrientos quien sirve con los jóvenes adultos de San Patricio compartió un resumen sobre sesión de pastoral juvenil: “Al principio estábamos bien motivados en cuestión de la tecnología y eso fue algo que todas las parroquias experimentaron pero el reto que fue surgiendo después de meses fue que todo se canceló y muchos jóvenes se desconectaron y tratar de traerlos a actividades como reuniones por zoom ha sido un desafío”.
También dijeron que los adolescentes tienen más dificultad manejando el estrés pues están ya todo el día en la computadora y después reuniones pues ellos está acostumbrados a ese contacto humano y los adultos tienen el desafío de ayudarles y acompañarles.
Una sugerencia que salió fue “continuar utilizando las redes sociales en la Evangelización”, dijo él.
Un segundo grupo se enfocó en el área de la Evangelización. Abelardo Hernández quien sirve en Blessed Sacrament hablo sobre el desafío del tiempo de cuarentena.
“A mi esposa no le afectó tanto pues para ella la rutina no cambió mucho pero para mí fue un gran desafío”.
“La pandemia nos forzó a adaptarnos, y ahora apreciamos más la importancia de ese contacto físico que perdimos”, dijo él
Por su parte La Hermana Rocío Nie-to, HMSP, quien sirve en la parroquia de Holy Ghost dijo “Lo positivo que rescatamos son todas las iniciativas online que están surgiendo y también que se ha valorado el tiempo de estar en casa”.
“También vemos el reto de que nuestros niños y jóvenes están expuestos a muchas ideologías que van en contra de nuestra fe y valores y que pue-den absorberlos”.
“Nuestras comunidades han sufrido el desafío de las necesidades económicas que tienen que solventar y el factor humano pues el contacto humano es parte nuestra espiritualidad y también una necesidad humana, la comunidad orante presente y viva de manera física”, ella añadió.
Fabio Muñoz, de la parroquia de San Bartolomé, habló de parte del grupo de la catequesis y dijo: “Los desafíos que tenemos es aprender y usar correctamente la tecnología y la falta de ese calor humano pues los hispanos estamos acostumbrados a dar abrazos y tener ese contacto cercano”.
El expresó que es más lo que hemos ganado que lo que hemos perdido. “En la catequesis el desafío siempre es encontrar un horario que funcione para todos y una parroquia compartió que hace una encuesta para encontrar el mejor horario para la mayoría familias que toman las clases del catecismo”.
“Ahora podemos grabar los cursos de catequesis y darles las preguntas para que los padres ayuden a encontrar las respuestas”.
“Es importante seguir usando la tecnología después que pase la pandemia para el aprendizaje y formación en la Fe”, él concluyó.
Ramón Angeles quien sirve como asistente de pastoral de la parroquia de la Asunción dijo “No hay coincidencias, sino diosidencias, pues se han creado mejores lazos de cooperación entre las parroquias”.
“También hemos aprendido a ser pacientes y estar mejor organizados y aprender a esperar nuestro turno”, dijo él.
El compartió también que los ministerios digitales han crecido y que las parroquias están aprendiendo y mejorando en su proceso de hacer un buen uso de la tecnología en la comunicación, formación y evangelización.
Se espera que éste evento haya ayudado a las diferentes diócesis a reconectar el liderazgo que sirve en las diferentes parroquias, trabajar en refinar sus planes pastorales y hacer adaptaciones a las nuevas iniciativas que surgieron durante el tiempo de la pandemia.
La cosa es clara y es que a pesar de las dificultades las parroquias continúan acompañando al pueblo de Dios con mucha creatividad, dedicación y compromiso.
El equipo local que participó aportó conclusiones que serán añadidas a las conclusiones del V Encuentro de la diócesis de Providence y a futuros planes de acción pastoral.