Rincon de la Familia

El Amor es una Decisión más que un Sentimiento

Posted:

Este mes celebramos el día de los enamorados, y ya desde los primeros días de enero las tiendas se cubrían de rojo, con flores, chocolates para la enamorada o enamorado. La realidad es que casi la mitad de los matrimonios hoy terminan en divorcios.

Quisiera compartir con nuestros lectores algunas estrategias que he aprendido en 15 años de estudio sobre temas familiares y casi 21 años de vida matrimonial.

El primer paso para un matrimonio duradero, y exitoso es obviamente tener una buena Preparación Matrimonial. Lamentablemente muchas parejas de novios ponen más énfasis en la fiesta, el viaje que en conocerse lo suficiente y planificar las cosas importantes que determinaran el éxito o no de la pareja, como las metas personales y como pareja, las finanzas, la cantidad de hijos y la educación de ellos, la fe, etc.

Dice una experta en relaciones la Dra. Laura que para que una pareja se conozca lo suficiente y su amor sea probado debe pasar por lo menos por cuatro estaciones, primave-ra, verano, otoño e invierno. En otras palabras la relación de noviazgo debe como mínimo durar un año o más.

El segundo paso es que la pareja comparta la Fe. Cuando de novios no se le da mucha importancia en muchos casos a la práctica de la religión y la vivencia de la Fe, pero cuando llegan los niños y las madres comienzan a ponerlos en el catecismo y venir más frecuente a la Iglesia; frecuentemente el esposo se queda en casa y eso va acumulando tensión y hasta resentimiento que puede llevar al enfriamiento de la relación. Los barcos comienzan a viajar en direcciones opuestas, y obviamente en algún momento llegarán a destinos diferentes.

El tercer paso o estrategia, es tener una comunicación activa. Quiere decir que los esposos aprendan a dialogar y expresar sus sentimientos sin ofenderse, expresar sus ideas y buscar un punto de encuentro o de acuerdo sin tratar siempre de imponerse sino más bien aprender a negociar y llegar a un acuerdo que no necesariamente será lo que yo quiera o lo que tú quieras si no que podrá ser una tercera opción.

El cuarto paso es reconocer que necesitamos cambiar y adaptarnos a nuestra pareja para llegar a tener unidad y santidad. Cada uno de nosotros traemos cualidades y defectos que hemos ido heredando de generación en generación (bendiciones y maldiciones) entonces debemos reconocer nuestras debilidades para corregir nuestros defectos e identificar nuestras fortalezas para desarrollar nuestras virtudes y no quedarnos en la mediocridad.

Personas que dicen “Así soy yo y así me tienen que aguantar, normalmente llevan al fracaso de su familia”.

Un quinto paso es reconocer cuando me he equivocado y pedir perdón. Recientemente tuve un día de fustración y en la mañana al desayunar trate rudamente a mi esposa frente a uno de mis hijos adolescentes y me fui sin despedirme. Me sentí bastante mal después porque herí los sentimientos de mi esposa por algo que tal vez podríamos haber dialogado calmadamente.

La llamé más tarde para pedirle perdón y reconocí mi error. Ella con mucha paciencia y sabiduría me dijo: “¿Cómo te sentirías después si hubiera tenido un accidente y el Señor me hubiera llamado y lo último que me dijiste fue un reproche?”.

Y aún peor; “¿Qué clase de lección le estás dejando a nuestro hijo sobre como un esposo debe tratar a su esposa?” Esas palabras de mucha sabiduría me hicieron recapacitar mucho y recordar que siempre estamos enseñando a nuestros hijos, más con nuestras acciones que con nuestras palabras y que ese día no fui un buen maestro.

Lo triste es que muchas parejas se comportan de ésta manera, todos los días y nunca piden perdón o dialogan sin ofenderse entonces se van distanciando y los hijos también aprenden a comportarse de la misma manera; el amor es una decisión diaria, más que un sentimiento.

Visita www.thericatholic.com/espanol/ para encontrar más artículos, consejos, e ideas como este y compártelas.