TEMAS DE INMIGRACION

Efectos del caso “Arellano” y el tema migratorio

Posted:

Justamente cuando los presidentes de Norteamérica se reunían como parte del seguimiento que deben dar al Tratado de Libre Comercio entre los Estados Unidos de América, los Estados Unidos Mexicanos, y Canada, el Departamento de Seguridad Nacional a través de la Unidad de Detenciones, deportaba a México a Elvira Arellano, la joven madre de un niño estadounidense contra quién pesaba una orden de deportación y que se había “refugiado” en una iglesia a fin de evitar la ejecución de la medida emitida en su contra.

Me temo que la “salida” final fue siempre inevitable, aunque muchos de nosotros quisimos “ver” su situación desde un punto de vista menos realista, y al final, su “deportación” ha sido aprovechada por las autoridades para tirar al olvido una realidad todavía más espeluznante y dramática, como lo es la muerte de decenas de migrantes estando bajo custodia de las autoridades del Departamento de Seguridad Nacional, siendo el caso de Edimar Alves De Araujo el más reciente.

“Inmigración” ha aprovechado el caso “Arellano” para vender la noción de que su empeño único es ejecutar o hacer cumplir las leyes. Fue patético ver funciona-rios de “inmigración” hablar de la deportación de “Arellano”, porque esas mismas “autoridades” a penas se refieren a los casos de las muertes de más de 60 migrantes indocumentados, incluyendo a una madre mexicana en estado de embarazo.

Por otro lado, el caso “Arellano” recuerda la visión poco realista que las organizaciones de defensa al inmigrante han tenido. No ha existido un encausamiento claro de la defensa del tema migratorio, que ponga primordialmente en primer plano los aspectos económicos y familiares, aunque el caso de esa joven madre tiene elementos familiares devastadores. Pero en general, hemos perdido un tiempo precioso tratando de empujar políticas locales que en poco benefician al tema migratorio y a los segmentos de inmigrantes por los cuales nos preocupamos.

No pienso ni recomiendo una parálisis como respuesta al empuje de los grupos y congresistas y senadores anti-inmigrantes; todo lo contrario, de lo que sí estoy convencido es de que hemos venido creando conditiones y dando municiones a los enemigos de los inmigrantes.

Las organizaciones que luchan y defienden al inmigrante, los funcionarios locales electos, y cada individuo comprometido con el tema migratorio, debemos asimilar la lección del caso “Are-llano”, y re-enfocar nuestros esfuerzos, pues está probado que los esfuerzos y políticas segmentarias con las cuales nos entrete-nemos, no funcionarán. Es tiempo de enderezar y repensar nuestra lucha, esclareciendo las opciones y estrategias que deben seguir en lo inmediato, teniendo como punto de origen la unidad de nuestras familias y su aporte a la economía del país, y como destino, una política que preserve lo primero y fortalezca lo segundo.