REFLEXIONES BIBLICAS

"El abismo entre la riqueza y la pobreza"

Posted:

2 de septiembre 2007

XXII domingo ordinario

San Lucas 14:1,7-14

“El puesto que Dios nos da”

En este Evangelio, Jesús nos recuerda que nosotros como cristianos no debemos ambicionar, ni mucho menos ocupar los primeros puestos, sobre todo sino se nos ha otorgado dicho privilegio. Esto también es un sinónimo de auto compasión. Hay personas que para poder sentirse bien tienen que ser alagados por otras personas. Estas personas que sufren de auto compasión están siempre resentidas con los demás y se preocupan por el mas mínimo detalle, si alguien no las saluda, sufren, si alguien no les habla sufre, si alguien los ve mal, sufren, si no los mandan a sentarse, sufren. Siempre son sucectibles al menor gesto negativo que les hagan. Jesús nos dice hoy muy claro que el cristiano debe tener plena humildad para recibir lo que sea, sin dolor, sin sufri-miento y sin rencor. Si me invitan bien, si no te hablan, el mundo no se va acabar, si te ven mal, algún problema que desconoces tendrá esa persona etc.

Reflexión: Lo que debemos saber es que solo para Dios somos importantes, El si nos ve con todo el amor, El nos habla a través de su creación maravillosa y nos invita siempre al banquete eucarístico, donde no hay primeros ni últimos puestos. El puesto que Dios nos quiere dar a cada uno será siempre estar en su presencia amorosa.

9 de septiembre 2007

XXIII domingo ordinario

San Lucas 14:25-33

“Renunciar a sí mismo”

Hoy nos dice Jesús que para seguirlo, debemos incluso de renunciar así mismo. Es decir de las propias capacidades, limitaciones y habilidades nuestras, el Señor se servirá para realizar su obra salvadora. Es Dios el único que sabe usar nuestras capacidades muchas o pocas. Cuando renunciamos a nosotros mismos, ponemos todas nuestras capacidades exclusivamente para hacer el bien y cuanto mas conciencia tenemos de los dones recibidos, con más confianza nos entrega-mos al servicio y por ende al Señor en la propia vocación. Jesús nos llama ya sea como laicos, misioneros o religiosos, para que mediante el anuncio del Evangelio y la entrega de nuestras vidas, trasformemos este mundo para que sea mas humano y cristiano.

Reflexión: Hoy tomemos de modelo a la Santísima Virgen María, quien renunció así misma llevar una vida de comodidad. Ella dejó que Dios hiciera totalmente su voluntad en ella, pues fue el vaso escogido y el Santuario donde Jesús haría su morada. Dejemos hoy que Jesús haga su morada en nosotros, renunciando a nuestros caprichos.

16 de septiembre 2007

XXIV domingo ordinario

San Lucas 15:1-32

“Dios es bueno”

Las tres parábolas contenidas en este Evangelio resumen una muestra de lo buenísimo que es Dios. Por eso Jesús ya lo decía: “Bueno solo es Dios, porque la bondad de Dios no se puede comparar con nada ni con nadie. El mensaje central de las parábolas son: Dios nos ama entrañablemente, nos perdona, nos espera pacientemente, nos busca hasta encontrarnos y nos lleva a un lugar tranquilo donde ya no habrá llanto, sufrimiento, dolor ni angustia. ¿Qué te parece? ¿A caso queremos otra cosa mejor que ésta? Ya no hay nada mejor que lo que Dios nos ofrece. A Dios no le importa cuanto tiempo hayamos vivido sin El, lo que le importa mas es que regresemos a El, que reconozcamos que estar lejos de El es toda una penumbra y sufrimiento. Dios nos quiere libres de toda atadura. El pecado nos esclaviza y por más que presumamos de ser libres como el viento, cualquier cosa nos escla-viza.

Reflexión: ¿Qué te esclaviza a ti en este mundo para llegar hasta nuestro Padre Dios que es tan bueno? El verdadero gozo está en Dios, no dejemos que éste se termine, porque lo demás será siempre lo opuesto a lo bueno.

23 de septiembre 2007

XXV domingo ordinario

San Lucas 16: 1-13

“El mayordomo astuto”

Este Evangelio nos cuenta la astucia que tuvo un administrador que iba ser despedido por su patrón. Al ser advertido de su despedida, éste astutamente quiere hacerse de amigos para que lo ayuden cuando él lo necesite. El Señor nos da la oportunidad de poder administrar a conciencia los bienes que tenemos, es decir que la astucia que este hombre tuvo para su propio provecho y bienestar es algo que nosotros debemos de usar para nuestra propia salvación, no nos debemos olvidar en ningún momento que nuestra estancia en este mundo es limitada, tenemos una fecha de caducar, tenemos un día que entregar cuentas completas de nuestra administración. Nadie sabe cuantos días, meses o años nos quedan disponibles para compartir con los que necesitan de nosotros. Una manera de compartir es también la amistad misma.

Reflexión: ¿Cuál es mi actitud ante el dinero? ¿Utilizo bien los recursos que tengo? ¿Considero que el dinero es lo más importante para mí? Recuerda que el dinero es un medio muy importante para subsistir, mas no es lo que nos salvará la vida.

30 de septiembre 2007

XXVI domingo ordinario

San Lucas 16:19-31

“Escuchar el mensaje hoy”

El Evangelio del rico y Lázaro es algo que muchas veces nos cons-terna, sin embargo, día a día nos encontramos con muchos Lázaros y sin darnos cuenta ac-tuamos como el rico, aunque económicamente no seamos ricos. El mal o el pecado del rico no era su dinero y su riqueza. El mal y el pecado más grande del rico es ignorar la existencia de muchos Lázaros que están necesitados de ayuda ya sea material o espiritual. Jesús nos invita a escuchar el mensaje del Evangelio que recibimos por todos lados, a leer los signos de los tiempos, a renovar cada día nuestra vida espiritual, a ser portadores auténticos del Espíritu de Dios en nosotros, a llevar con dignidad nuestra humanidad heredada de Dios, a ambicionar la igualdad de todos nuestros hermanos y a velar porque el que está a nuestro lado sea feliz.