El V Encuentro fue un éxito, ¿y ahora qué sigue?

Posted:

PROVIDENCE - Recientemente los católicos hispanos en los Estados Unidos tuvieron el V Encuentro Nacional de Ministerio Hispano en Grapevine, Texas del 20 al 23 de septiembre.

Éste evento al que asistieron más de 3200 delegados diocesanos, fue la culminación de cuatro años de preparaciones, consultas, encuentros y desarrollo de liderazgo.

Dos de las necesidades urgentes que salieron del encuentro nacional, fue el crear un modelo de Iglesia que sea más hospitalaria, misionera que llegue a las periferias construyendo comunidad a través de la integración eclesial y no la asimilación cultural. Segundo, la urgente necesidad de invertir en el desarrollo de líderes emergentes, particularmente entre jóvenes adultos tanto nuevos inmigrantes como aquellos nacidos aquí de segunda y tercera generación.

Con respecto a crear una iglesia más hospitalaria, la iglesia de San Patricio en Providence tiene un buen ejemplo de mejores practicas. En una reunión de seguimiento al encuentro, el equipo parroquial decidió mejorar la forma en que el ministerio de hospitalidad estaba desempeñándose.

Crearon un paquete de bienvenida muy bonito que incluye el Nuevo Testamento del V Encuentro, un Rosario, y un panfleto con información sobre las actividades de la parroquia.

El equipo del ministerio de bienvenida recibieron un entrenamiento especial y ahora se llaman “Embajadores Parroquiales”. Ellos reciben con una sonrisa a todas las personas que llegan cada fin de semana, saludándoles amigablemente, entregándoles el boletín parroquia, y el el himnario.

“Al final de la misa el sacerdote pregunta: ¿hay alguien nuevo que esté en la iglesia por primera vez? Casi siempre hay una, dos o tres personas que se levantan, y al concluir la Misa nosotros vamos a conversar con estas personas pidiéndoles llenar una tarjeta con información de contacto, describiendo las oportunidades de oración y ministerios que existen en la parroquia, invitándolos a regresar,” dijo Alba Chavez una de las embajadoras.

Durante la semana los embajadores hacen una llamada de seguimiento para saludar a los nuevos parroquianos, invitarlos a regresar y ver si tienen alguna necesidad en particular.

Este sistema de hospitalidad que nació del V Encuentro ya sido adoptado por una segunda parroquia y se espera sea presentado como una historia de mejores prácticas pastorales en la próxima reunión del Consejo Pastoral Diocesano.

Otro punto que salió del V Encuentro fue la necesidad de servir mejor a los jóvenes y ayudar en la formación de líderes juveniles y jóvenes adultos tanto nacidos aquí como los que son inmigrantes recientemente llegados.

Se pudo observar que hay una gran diferencia entre los jóvenes que se criaron aquí en los Estados Unidos y los que han llegado y qué tal vez no han ido a la escuela y más bien están trabajando para ayudar a sus familias.

En el encuentro diocesano pudimos escuchar historias de algunos de estos jóvenes muchos de los cuales no tienen ningún familiar y están solos, y la gran necesidad que hay un espacio de acompañamiento en nuestras parroquias. Asimismo que hayan mentores que pueda ayudar y aconsejar a estos jóvenes.

Otras áreas que salieron del encuentro fue la necesidad de mayor formación, identificación de las mejores prácticas pastorales y el incrementar el personal parroquial y diocesano competente en habilidades interculturales.

El proceso del V Encuentro fue muy útil en poder establecer relaciones de colaboración más cercanas con los líderes de movimientos eclesiales, asistentes de pastoral y sacerdotes que sirven en las comunidades que sirven a los Católicos Hispanos.

La comunidad católica hispana está creciendo inmensamente y un desafío será que las autoridades eclesiásticas designen suficientes recursos para que ellos puedan ser servidos y acompañados eficientemente y no terminen abandonando su fe o uniéndose a otras denominaciones como hemos podido observar que a pasado en algunos lugares en que el acompañamiento ha sido muy pobre o no existente.